Pedro R. Dabauza. Una vida dedicada al Budo.

Budo Prólogos

 

Libro El Ki en las Artes Marciales de Santos Nalda

EL PODER DEL KI EN LAS ARTES JU

Ki, fuerza, energía interior del ser humano, en otras culturas orientales es conocida como Phana o Chi.

Cuando hemos oido hablar del Ki en Budo (Artes Marciales) ha sido normalmente a través del Aiki Do, Ryu (escuela moderna de Ju Jutsu).

En otras Budo y en las Ryu de Ju Jutsu actual, de este termino, de esta realidad, se habla poco, podríamos decir que casi se le ignora. Sin embargo, está presente en todos nosotros.

A los que llevamos muchos años en Budo y que este forma parte intrínseca de nuestra vida, este término nos resulta familiar, en numerosas ocasiones hemos presenciado demostraciones de auténtico Ki, demostraciones de acciones fuera de la lógica para una persona que no se ejercite en Budo.

A veces el comentario de una persona no iniciada, es de cierta incredulidad, pues ve como una persona de edad avanzada realiza proyecciones y controles sin aparente esfuerzo físico visible, esto es Ki, este Sensei (maestro) no está aplicando su fuerza física, está aplicando su Ki, su energía interior al unir cuerpo y mente.

Personas comoel O Sensei Ueshiba con su 1,47 m, el O Sensei Funakoshi con su 1,46 m, o centrándonos en las artes del Ju y concretamente en la Ryu de Ju Jutsu, Kodokan Judo en la figura del O Sensei Kano con su 1,49 m o el legendario O Sensei Mifune.
Todos estos O Sensei han alcanzado su Seiryoku Zenyo (máxima eficacia con el mínimo esfuerzo) a edad avanzada cuando su vigor físico era menor, pero cuando mayor técnica y fuerza interior tenían acumulada y sabían hacer uso de ella.

 Personalmente he podido presenciar y sentir el Ki en el O Sensei Ueshara de la Ryu Motobu Udundi, que con 93 años se movía como un hombre en plenitud física, utilizaba su mente positivamente expandiendo su Ki, visualizando el Ki, hacía práctico el dicho Ki No Nagare, flujo permanente del Ki.

En las Ryu de Ju Jutsu el término que se utiliza para expresar el Ki es Haragei, este término ya lo menciona el O Sensei Kano fundador del Kodokan Judo.

Para el oriental el Ki, la fuerza interior reside en la zona dle Hara (abdomen) y a medida que más nos entrenamos, más llenamos y fortalecemos nuestro Ki.

El Ki está presente en toda materia viva, está en la atmósfera, en el aire que respiramos, no hay nada mejor que inhalar aire para llenarnos de un Ki potente, para llenar nuestro Hara centro de nuestra energía  y equilibrio, sin un buen Ki no se puede tener un buen equilibrio, de ahí su importancia en las Ryu como Kodokan Judo donde este equilibrio es vital para evitar ser proyectado.

Como en un Iceberg, lo que asoma es el 15%, la fuerza física, el resto, el 85%, el Ki, la fuerza interior está oculta.

Cuando se comienza y termina una clase de Budo, se realiza Mokusso (acción de calma interior), esto no solo lleva a concienciarnos para lo que vamos a realizar o hemos realizado, también ayuda a concentrar el Hara.

En Oriente se da mucha importancia a la fuerza interior concentrada en el Hara, la figura de Buda se representa con un gran Hara, señal de potente fortaleza interior.

En Ju Jutsu nuestro Ki está presente en todas nuestras acciones, al resistir un ataque de nuestro adversario, al realizar una proyección, un control, un atemi, en fin, en cada una de nuestras acciones.

Este Ki, esta fuerza concentrada en el Hara, lo que representa el término Haragei, lo exteriorizamos lanzando un Ki Ai (grito que se expande) en el momento de realizar una defensa o un ataque, ya sea por atemi, proyección o control sobre el adversario, en ese momento estamos aplicando mediante nuestro Haragei el concepto de unión Shin Gi Tai - Espíritu técnica cuerpo - la máxima aspiración del Budoka.

Así pues, debemos una vez alcanzado cierto nivel técnico, adentrarnos en el estudio y práctica del Haragei, el Ki, ello nos llevará a cerrar más el círculo de nuestro conocimiento.

 

Arriba


Contactar:
E-mail: dabauza@telefonica.net 

 

©2003 Dabauza.com. Prohibida la reproducción total o parcial de este sitio. Derechos reservados